TEMAS
Apostol Luis Morales  

LA ADORACION SOBRE EL MONTE DE SION

 

Martes 17 de marzo de 2009

Apocalipsis 14:1 Entonces miré, y vi al Cordero de pie en el monte Sión. Junto a él estaban ciento cuarenta y cuatro mil seguidores suyos que tenían escritos en la frente los nombres del Cordero y del Padre.
Apocalipsis 14:2 Después oí una voz que venía del cielo. Era como el estruendo de enormes cataratas o como el fuerte resonar del trueno; era un sonido semejante al de muchos músicos tocando arpas.
Apocalipsis 14:3 Los ciento cuarenta y cuatro mil estaban de pie delante del trono, y delante de los cuatro seres vivientes y de los veinticuatro ancianos, y cantaban una canción nunca antes escuchada. Nadie podía aprender la letra de aquella canción, sino sólo aquellos que fueron salvados de entre la gente de este mundo.
Apocalipsis  14:7 Decía con fuerte voz: "Honren a Dios y alábenlo; ha llegado el momento en que él juzgará al mundo. Adoren al creador del cielo y la tierra, del mar y los manantiales".
Apocalipsis 14:11 El humo del fuego que lo hará sufrir nunca dejará de subir, pues los que adoran al monstruo y a su estatua, y tienen la marca de su nombre, nunca dejarán de sufrir, ni de día ni de noche".

Apóstol Dr.  Luis Morales

Al igual que el pueblo de Israel nosotros tenemos que ir avanzando en nuestro caminar y en cada lugar que avancemos Dios va estableciendo su reino, algunos lugares que paso el pueblo de Israel y por los que  tenemos que avanzar son  Egipto, Gosen, Mar Rojo, el desierto, Canaán, hasta llegar al  Monte Sion. Cuando vencemos una tentación, avanzamos y dejamos que el Señor obre de una manera maravillosa en nuestra vida.
El pueblo de Israel tuvo una gran jornada de 11 estaciones, Moisés saco al pueblo de Israel de Egipto pero ya no entro a la tierra prometida; luego Josué guio a Israel, perose  puso difícil la situación porque el pueblo no se definía y el dijo: si a ustedes no les parece servir a Dios yo y mi casa serviremos a Jehová (Josué 24:15); luego vino el tiempo de los jueces en ese tiempo cada quien hacia lo que quería; y después vino el reinado de David quien fue el que pudo llevar el arca. Si nosotros queremos llegar al monte Sion debemos anunciar su nombre y alabarlo (hebreos 2:12, salmo 22:22)
El gran director de la orquesta celestial de alabanza y adoración en el monte Sion es el Señor Jesucristo el Cordero de Dios que ha vencido.
Adoración es postrarse, vivir una vida santa, una vida consagrada, servir en el trabajo como que el jefe fuera Jesús, amar como que amaramos a Jesús; Adoración es un estilo de vida y cuando ese estilo de vida se nota somos adoradores en espíritu y verdad.
Debemos preguntarnos si nosotros hoy estamos adorando en Egipto o estamos adorando en espíritu y verdad. Cuando cantamos, cuando alabamos, cuando bendecimos, cuando ministramos al Señor salimos victoriosos de las etapas difíciles. Cuando llegamos a Canaán es tiempo de guerra y si estamos pasando por ahí tenemos que cantar los cantos de guerra; la alabanza y la adoración son como tener un cañón en nuestra casa, es un arma poderosísima, podemos estar en una iglesia con una alabanza poderosa, pero si no activamos el gatillo también en nuestra casa no sirve de nada, porque las alabanzas son misiles poderosos contra satanás, y todo el infierno.
Esta es una guerra de adoradores y será una guerra fuerte contra las huestes del enemigo; nosotros somos de la nación santa, adoradores del Señor y la victoria será nuestra, de los matrimonios adoradores, del ciervo adorador, de los jóvenes adoradores.
David fue un hombre pecador y su familia estaba mal, pero él se arrepentía, confesaba su pecado y adoraba, y esa adoración agradaba al Padre y hallaba gracia delante de El.
Viene la cuadrimension de satanás que son el falso profeta, la bestia, anticristo, y la estatua  (Apocalipsis 14:9) ellos pedirán que les den adoración. Habrá guerra en la mente de los adoradores, ahora estamos recibiendo dardos del enemigo cuando adoramos, pero cuando venzamos al enemigo tendremos un cantico nuevo, y cuando alcancemos el nivel más alto de adoración entonces seremos los de la novia, de la esposa del Cordero.
Ahora se espera que los adoradores de Dios maduren en la santidad máxima, y los adoradores de satanás maduren en pecado. El pecado llegara a niveles máximos, se cometerán pecados que nunca se habían visto, porque el pecado tiene que madurar y nosotros también tenemos que madurar hasta llegar a la estatura del varón perfecto.
Ya es tiempo que dejemos de quejarnos de lo que estamos viviendo en el mar rojo, en gosen, en el Jordán y sigamos adelante porque lo mejor de la iglesia está por venir y la alabanza es un cerco, un vallado, es un muro poderoso y hay de aquel que quiera tocar a un hijo del Ungido porque esta es una guerra de altar.
El que no sea adorador de Dios será un adorador de satanás. Ya viene la guerra de adoradores y algunos dirán ¿cómo no adoraremos a la bestia si nos está ayudando? hasta los cristianos apostataran por no haberse enterado de la verdad en su Palabra.
Ministrémonos, limpiémonos de toda suciedad de adentro y de afuera, ministrémonos hasta de los pensamientos que tenemos para recibir el sello de Padre, del hijo y del Espíritu Santo. Debemos pedir ayuda como Pedro cuando se estaba ahogando y  dijo: “Señor Jesús ayúdame que perezco” y el Señor lo salvo. Limpiémonos la boca porque es de ahí donde sale nuestra adoración y alabanza para el Padre.
Cuando vengan los tiempos en que la bestia camine en las calles nosotros desapareceremos y no nos podrá tocar a nosotros ni a nuestros hijos, lo que viene es terrible, por eso ahora es tiempo del arrepentimiento, es tiempo que vengan más adoradores, porque Dios nos ha escogido para ser sus adoradores. Al enemigo lo aplastaremos con Adoración y alabanza. (Apoc. 14:20) después que venzamos al enemigo entonces Dios cerrará el capítulo de la tierra y nosotros estaremos con el adorándole y exaltándole por toda la eternidad.