FANEROS EN LOS HORNOS

 
 
Martes 22 de octubre de 2008
 
 
 
 

Daniel 3:16  Sadrac,  Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor,  diciendo:  No es necesario que te respondamos sobre este asunto.
Daniel 3:24  Entonces el rey Nabucodonosor se espantó,  y se levantó apresuradamente y dijo a los de su consejo:   ¿No echaron a tres varones atados dentro del fuego?  Ellos respondieron al rey:  Es verdad,  oh rey.
Daniel 3:25  Y él dijo:  He aquí yo veo cuatro varones sueltos,  que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño;  y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses.
Daniel 3:26  Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo,  y dijo:  Sadrac,  Mesac y Abed-nego,  siervos del Dios Altísimo,  salid y venid.  Entonces Sadrac,  Mesac y Abed-nego salieron de en medio del fuego.

 
Apóstol Dr. Luis A. Morales

El rey Nabucodonosor se llevo presos a tres jóvenes a babilonia (Daniel 2), el rey Nabucodonosor se vuelve soberbio y manda a construir una estatua de él que medía 666; los gobernantes emitieron el decreto que toda persona que escuchara el himno del rey se tenía que postrar ante la estatua y quien no lo hiciera seria echado en el horno de fuego calentado 7 veces (Daniel 3:15-16) pero los jóvenes Sadrac, Mesac y Abed.nego no se postraron (Daniel 3:16-18).
El anticristo va levantar una estatua que va hablar y pedirá que la adoren y quienes no la adoren serán degollados (Apoc. 3:15-16, Apoc. 15:2)
En estos tiempos el fuego que está quemando es el fuego sexual; podemos ver en la biblia que este fuego también ataco a varios como a Abraham quien tuvo un hijo con su sirvienta, Lot que en una cueva practico incesto, David tuvo problemas con Betzabe; el fuego sexual está matando a ministros, líderes de alabanza y siervas de Dios. Así como el horno de Nabucodonosor mato gente, así también el fuego sexual está matando inocentes; el homosexualismo, bestialismo, desnudismo y la forma provocativa de vestir nos está atacando diariamente.
A otros los ataca fuego económico, el fuego de las habladurías, el fuego de la tentación, el fuego de la idolatría, etc. Pero nosotros no nos debemos dejar entristecer porque Dios nos sacara de los hornos y de los fuegos. (Isaías 43:2-3)
Un faneros es ver al hijo de Dios, al ángel de Jehová, que Cristo se nos aparezca en medio de la prueba.
Daniel oraba por estos tres jóvenes, a los que metieron amarrados al horno, y ellos igual que los discípulos que iban camino a Emaús vieron a Cristo  (Lucas 21:14), El estaba con ellos ministrándolos y consolándolos en medio del fuego.
Dos personas piden adoración uno es Dios y el otro es satanás, que le mostro toda clase de tentaciones a Jesús: reinos, riquezas, fama, pero a cambio Jesús tenía que adorarlo (Mateo 4). Adoración es entregar la voluntad, rendirse, postrarse, servir a quien se ama, por eso Nabucodonosor les pidió adoración a estos jóvenes cuando sonara la música, por eso oír música mundana es adoración a satanás, y no puede de la misma boca salir adoración para Dios y para satanás.
El diablo siempre nos presenta tentaciones de las aéreas que más nos afectan para quemarnos, pero Dios quiere bendecirnos, quiere darnos su faneros, pero no debemos condicionarlo pedirle algo a cambio de dejar el pecado (Si me das dinero yo dejo a la novia pagana).
Debemos estar bien definidos de dar nuestra adoración a Dios y no dejarnos tentar por satanás, como lo hicieron estos jóvenes que estaban bien determinados y se habían guardado para el Señor.
algunos no conocen un horno, otros están por entrar a uno, otros ya están en el horno, pero es necesario pasar por el horno para que nos quiten las amarras, las ataduras y podamos tener faneros con Cristo, que El nos ministre en medio de las pruebas. Job paso por el horno, Moisés, Pablo y Cristo también paso por el horno cuando cargo nuestro pecado.  
Cuando los jóvenes salieron del horno, les cambiaron el nombre babilónico y les dijeron siervos del Dios Altísimo, cuando nosotros salgamos del horno también daremos testimonio de un Dios altísimo, y el que quiso matarnos, destruirnos va tener que reconocer que somos siervos de un Dios altísimo y se postrara ante El, como Nabucodonosor reconoció al Dios de los jóvenes.
Los hornos (pruebas) van a servir para tener faneros con Cristo, y si antes teníamos pruebas económicas Dios nos va a prosperar, como a los tres valientes cuando salieron del horno (Daniel 3:30)
Cristo se quemo en el fuego por tomar nuestro lugar y ahora nosotros no nos vamos a quemar en el fuego eterno.
Los verdaderos adoradores están dispuestos a dar sus cuerpos antes de adorar a otro Dios.
Romanos 12:1  Así que,  hermanos,  os ruego por las misericordias de Dios,  que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo,  santo,  agradable a Dios,  que es vuestro culto racional.
Romanos 12:2  No os conforméis a este siglo,  sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento,  para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios,  agradable y perfecta.