TEMAS
 

ESCUCHO, ENTIENDO Y OBEDEZCO

 
   

Viernes 05 de abril de 2010

 

1 Samuel 1:24  Después que lo hubo destetado, lo llevó consigo, con tres becerros, un efa de harina, y una vasija de vino, y lo trajo a la casa de Jehová en Silo; y el niño era pequeño.
1 Samuel 1:25  Y matando el becerro, trajeron el niño a Elí.
1 Samuel 1:26  Y ella dijo: !!Oh, señor mío! Vive tu alma, señor mío, yo soy aquella mujer que estuvo aquí junto a ti orando a Jehová.
 1 Samuel 1:27  Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí.
1 Samuel 1:28  Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová.  Y adoró allí a Jehová.

Profeta Jimy Díaz

       
           
 

Muchas veces escuchamos a Dios, pero no le entendemos y por eso no le obedecemos.

SHEMA: Escucho, entiendo y obedezco

Vemos a un Eli que envejecía  (1 Samuel 2:22-26) pero había otro llamado Samuel que estaba creciendo; ¿a quién queremos ser semejantes? ¿queremos ser de los que envejecen o de los que crecen? Los viejos son los que se estancan en sus ritos, costumbres y tradiciones. Pero  los que crecen se dejan guiar por el Espíritu Santo hacia donde los lleva el mismo.
La palabra de Jehová escaseaba en esos días, no había visión por eso el pueblo estaba desenfrenado.
Eli  había perdido la vista, sus ojos estaban cerrados, así hay muchos que ya no pueden ver lo que Dios les está mostrando.
Samuel estaba acudiendo a la persona equivocada,(1 Samuel 3:5-6) Dios lo estaba llamando pero el acudía a Eli. Porque no conocía la voz de Dios.

Samuel entendió  quien lo llamaba ya no solo oyó la voz sino que entendió quien le hablaba (1 Samuel 3:8)

Samuel después de entender, quien le hablaba pudo obedecer y decir heme aquí (1 Samuel 3:9,10)

Dios siempre empieza el dialogo con sus hijos diciendo “ESCUCHA” , es el primer mandamiento, es más importante escuchar que hablar, debemos acercarnos a el mas a escuchar que a hacer vanas promesas eclesiásticas, pero después de escuchar debemos obedecer, pues es más grato a Dios la obediencia que un sacrificio. Moisés no pudo entrar a la tierra de provisión por no obedecer a Dios, aunque si lo había escuchado.

Dios habla de diferentes maneras, pero no todos logran entender lo que el esta diciendo, no le creen, no le tiene fe. Muchos no salen de su ruina, de sus problemas porque no se esfuerzan por entender a Dios y obedecerle.

Hay muchas personas que pasan años escuchando a Dios pero no le han entendido y llegan a aburrirse de las cosas espirituales.

La palabra ESCUCHA aparece más de 1000 veces en la palabra de Dios, porque es muy importante escuchar, entender y obedecer.

Adán y Eva escucharon la voz de Dios, entendieron lo que Dios les dijo, pero se escondieron no quisieron obedecer. (Génesis 3:8)

Hay muchos cristianos hoy que son como faraón, que no obedecen, porque no escuchan no quieren entender (Éxodo 5:2); la manera de entender a Dios es convivir con Dios, tener intimidad cn Dios, porque sus ovejas conocen su voz, le escuchan y le obedecen (Juan 6) y no habrá quien lo saque de la voluntad de Dios, no se dejara descarriar.

OBEDECER es un verbo, es algo que se debe practicar, es una acción, es algo que se debe aprender, como Jesús que por lo que padeció aprendió la obediencia.

Debemos escudriñar nuestra vida, nuestra familia, nuestro entorno, porque podemos estar estancados, acomodados por falta de obediencia. Nuestra desobediencia puede estorbar promesas que Dios nos ha hecho, pueden haber enfermedades, pobreza, problemas matrimoniales y familiares por no obedecer.

Si nosotros pedimos perdón, nos humillamos, escuchamos su voz, le entendemos y obedecemos, Dios sanara nuestra tierra, vida, familia, empresa, etc.a noche Dios hablo a Samuel pero él no conocía su voz, (1 Sam. 3:7-10) Samuel creía que era Eli, y le iba a preguntar pero Eli entendió que era Jehová que le hablaba a Samuel.

No es lo mismo leer la biblia que estudiar la biblia, y no es lo mismo leer y estudiar  la biblia que obedecerla.

Nos hace falta entender lo que Dios está diciendo, pero debemos saber que sin fe es imposible agradar a Dios

No es suficiente escuchar la palabra de Dios, sino que también hay que entenderla y obedecerla.
Dios bendice a los que  son humildes y a quienes lo buscan y obedecen.
Adán y Eva oyeron la vos de Dios pero no obedecieron (Génesis 3:8)
Una de las formas de obedecer a Dios es creyendo las promesas que hay en su palabra.
Muchos se preguntan ¿quién es el Señor? (Éxodo 5:2)
La mejor forma de conocer a Dios es teniendo comunión con El.

No podemos servir, adorar, agradar ni mucho menos obedecer a Dios si no nos humillamos delante de el,  lo mas importante es la obediencia, de nada nos sirve cantar o decir cuanta palabra sabemos si no la obedecemos, sin fe es imposible agradar a Dios.