T E M A S

EL TRABAJO DEL ALFARERO

 
Domingo 20 de junio de 2010 PM
 

Jeremías 18:1 La palabra que vino a Jeremías de parte de Jehovah, diciendo:
Jeremías 18:2 "Levántate y desciende a la casa del alfarero. Allí te haré oír mis palabras."
Jeremías 18:3 Descendí a la casa del alfarero, y he aquí que él estaba trabajando sobre la rueda.
Jeremías 18:4 Y el vaso de barro que hacía se dañó en la mano del alfarero, pero el alfarero volvió a hacer otro vaso según le pareció mejor.

Pastor Luis Morales Jr.

 

Dios le dio instrucciones a Jeremías, porque Dios tenía planes para bendecir al pueblo si se arrepentían y hacían lo bueno.

Ahora Dios tiene un trato con el Israel Espiritual, al cual quiere bendecir, por eso debemos agarrarnos de sus promesas y creerlas.

En el versículo 3 dice que estaba trabajando en una rueda, esa rueda es nuestra vida, nuestros años de vida. Muchas veces esa rueda va girando y girando, y a veces esas vueltas son turbulentas, con dolor con enfermedad. Un ejemplo es la mujer del flujo de sangre:
Lucas  8:43  Y una mujer, que padecía flujo de sangre hacía doce años, y que no había podido conseguir que nadie la curara,
Lucas 8:44
se acercó por detrás y le tocó el fleco de la prenda de vestir exterior, y al instante el flujo de su sangre cesó.
Quizás usted se identifica con esta mujer que ya llevan mucho tiempo lleva dando esa vuelta de enfermedad y que a veces es constante porque puede ser una vuelta generacional.

Otro ejemplo es Naamán:
2 Reyes 5:1 Ahora bien, cierto Naamán, el jefe del ejército del rey de Siria, había llegado a ser hombre grande delante de su señor y a ser tenido en estima, porque por medio de él Jehová había dado salvación a Siria; y el hombre mismo había resultado ser hombre valiente y poderoso, aunque leproso.
Muchas veces nos toca dar vueltas de dolor, de enfermedad, ya sea de nosotros o un familiar enfermo, pero a veces también hay vueltas buenas

Génesis 41:29 He aquí que vienen siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto,
Hay vueltas de abundancia que duraran muchos años, y lo que tenemos quehacer es levantar nuestras manos y alabar a Dios, ser agradecido, ser responsable, y darle toda la gloria al Señor.

Hay hermanos que están pasando una vuelta de escasez, y de repente el Señor decide bendecirlo y cuando es prosperado, empieza a apartarse de la iglesia, y a olvidarse del Señor.

Grandes hombres y mujeres de la Biblia vivieron esas vueltas de escases: la viuda de Sarepta, Abrahán y Jacob,

Salmo 34:19 Muchos son los males del justo, pero de todos ellos lo librará Jehovah.

El alfarero trabaja sobre la rueda, y esa rueda da vueltas de felicidad, de dolor, de abundancia, de escasez, pero tengamos la convicción que el alfarero hará su mejor obra maestra en lo que está haciendo

Las vueltas que damos en la rueda sirven para alcanzar la plenitud:
Efesios 4:13 hasta que todos logremos alcanzar la unidad en la fe y en el conocimiento exacto del Hijo de Dios, a un hombre hecho, a la medida de estatura que pertenece a la plenitud del Cristo;

Nosotros somos barro, y en el verso 4 de Jeremías 18 Dice que el barro se echo a perder en las manos del alfarero, no dice que el alfarero echo a perder el barro. Podemos ver la gran misericordia de Dios, porque aunque se daño el vaso, el alfarero no tiro el barro.

¿Por qué se echa a perder el barro?

LA REVELION:
La rebelión no es solamente la desobediencia. El salmista decía perdona mis iniquidades, mis rebeliones, que es desafiar la voluntad de Dios. Muchas veces tenemos rebeliones escondidas que no son contra la gente sino contra los propósitos de Dios. (Isaías 55)

Aunque probablemente muchas veces el barro que somos nosotros, se deshaga estamos en las manos del alfarero, en las manos de Dios. Alégrese por eso hermano.

ORGULLO.
Romanos 9:20 Oh hombre, ¿quién, pues, eres tú, realmente, para que repliques contra Dios? ¿Acaso la cosa moldeada dirá al que la moldeó: “¿Por qué me hiciste de esta manera?”
Cuidémonos mucho del orgullo y de no caer en reclamos contra Dios.

SER ODRES VIEJOS
Lucas 5:37 Por otra parte, nadie pone vino nuevo en odres viejos; pero si lo hace, entonces el vino nuevo revienta los odres, y se vierte, y los odres se echan a perder.

Debemos pedirle al Señor que circuncide nuestros oídos, para que podamos escuchar lo nuevo de Dios, el vino nuevo.
Estemos preparados para lo nuevo que Dios quiere darnos, llevarnos a otro nivel.

Aunque no entendamos cuál es el plan del alfarero, porque está trabajando en la rueda con diferentes vueltas, porque se echa a perder el barro, el Señor nos dice:
Jeremías 29:11”‘Porque yo mismo bien conozco los pensamientos que estoy pensando para con ustedes —es la expresión de Jehová—, pensamientos de paz, y no de calamidad, para darles un futuro y una esperanza.
Lo que Dios quiere hacer de nosotros es una VASIJA DE HONRA.


Del mismo barro, hizo otra vasija, podemos ver que JACOB el engañador fue trabajado en la rueda, se deshizo en las manos del alfarero pero aguanto y llego a ser Israel la nación de Dios.
2 Samuel 23:1 Estas son las últimas palabras de David: "Dijo David hijo de Isaí, dijo el hombre a quien Dios levantó, el ungido del Dios de Jacob, el dulce salmista de Israel:

Otro poseso que podemos ver es de David, que empezó siendo solo David escondido en las ovejas, el segundo proceso que fue hijo de Isai, así fue conocido cuando el profeta pregunto tienes otro hijo. Luego le llego la fama de David, y por ultimo David fue conocido como el ungido de Dios, el dulce cantor de Israel. David fue un barro bien moldeado.
Aquel Saulo que perseguía a la Iglesia, paso a ser el perito arquitecto de la Iglesia, el apóstol Pablo.

Apocalipsis 21:5 Y Aquel que estaba sentado en el trono dijo: “¡Mira!, voy a hacer nuevas todas las cosas”. También, dice: “Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas”.