TEMAS
 

NUESTRO CUERPO TEMPLO DEL ESPIRITU SANTO

 
   

Domingo 30 de enero de 2011

 
       
 

1 Corintios 6:12  Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.
1 Corintios 6:13  Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo.

 

Pastor Alberto Baeza

   
 

Dios nos formo a su imagen (Génesis 1:27) para reflejar su imagen aquí en la tierra debemos como hijos estar consientes de esto y ser luz en todo lugar.


Estaremos como humanos temporalmente pues un día vamos a dejar este cuerpo, porque será destruido en la muerte física, ´por eso todo lo que hacemos por nuestro cuerpo físico (comer, dormir, ejercicios, etc.) son pasajeras no es para eternidad. El que no cuide el templo del Señor, Él se lo va a demandar pues cuando ya estamos en sus caminos, nuestro cuerpo le pertenece porque somos Templo del Espíritu Santo.

Por lo tanto debemos entender que mientras estemos en vida debemos cuidar nuestro templo para el Señor  y no pensar que podemos hacer lo que queramos con nuestro cuerpo. Muchos por darle deleites a su cuerpo hacen cosas desagradables delante del Señor, pecan, ensucian y destruyen el templo del Espíritu Santo.

Otra forma de destruir nuestro templo es no cuidando nuestra salud, (1 Cor. 6:13) con un acto de fornicación.

1 Corintios 6:14  Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder.

Cuidar nuestro templo para el Señor vale la pena, pues el Señor que levanto a Cristo de los muertos, también nos levantara.

1 Corintios 6:15  ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo.

Todo el que está en Cristo es nueva creatura, es un nuevo cuerpo de Cristo. Por eso no debemos hacer a nuestro cuerpo participe de inmundicia, pues el que está en Cristo un solo espíritu es con Él y no podemos estar uniéndonos y separándonos de él, porque solo hay dos opciones o le pertenecemos a él o le pertenecemos al mundo.

1 Corintios 6:16  ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne.

Si estamos unidos al Señor, tenemos el sello del Espíritu Santo y si hacemos lo malo, lo que no le agrada lo contristamos. Así que nuestro cuerpo no es nuestro sino del ESPIRITU SANTO

1 Corintios 6:19  ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?